06 diciembre 2008

Hace mucho...desde el barro


Hace ya mucho tiempo que no escribía. Es cierto que parece que lo tenía un poco olvidado...para nada, estaba (estoy) y previsiblemente seguiré estando.

Remontar el vuelo tras una temporada en el barro se me antoja una labor titánica. Es el momento de comandar mi nave, volver a ser un invasor del espacio aéreo.

El vuelo del aviador no deja de ser reiterado en lo relativo a los temas que aborda. Aunque más accidentado que en otras épocas, siempre hay modos de retomar la dirección y tras más de tres titubeos, aquí estamos, alzando de nuevo el vuelo, corrigiendo la dirección.

Puede que esta vez...sí.

Besos desde el aire.

21 agosto 2008

La tristeza del Aviador

Ayer sucedió algo que no debería suceder.
Un accidente aéreo mortal que ha causado una auténtica masacre. Según los datos que he leído son 153 muertos...y yo estimo que unas 153 familias destrozadas. Perder a un ser querido es horroroso (aún más en estas circunstancias).
Las pérdidas me han solidarizado mucho con los demás, especialmente con el dolor de los demás. Volar no debería ser eso...deberían haber podido volar.

Próximo vuelo mañana. Barajas. T4...

Desde ayer la sensación es muy extraña.

Saludos desde tierra.

Más elocuente que mis palabras es esta canción de un grupo que amo profundamente: "¿Qué nos va a pasar?" (La Buena Vida).



Nos vemos a la vuelta...

09 agosto 2008

Un nuevo vuelo...TODAS LAS ESTRELLAS

El día 7 de agosto Parade actuó en el ciclo de cine y conciertos Nocturama. Es de agradecer que un señor como Antonio Galvañ sea invitado para una noche especial. Su concierto estaba dividido en dos partes. En la primera revisaba algunas de las canciones que más le han influido como músico y compositor. Fue desgranando y presentando cada una de las canciones que iba a tocar, presentándolas al público y en alguna ocasión tratando de que interactuara con él: Espanto (ni idea de quienes son) o Vainica Doble salieron a relucir... La segunda parte incluyó más canciones suyas, de diferentes álbumes y con el objetivo de saciar el apetito de aquellos que habían ido a ver y escuchar sus canciones: Juan Metralla, Flora Rosbrobruno, Todas las estrellas, El último hombre vivo, Cuando besó a la cosa del pantano, No connections...

Aparte de esas canciones, entre la cual esperaba Miskatonik Universidad y no la cantó, hubo una que esperaba como agua de mayo: Como un aviador, de Family, que da nombre a este blog y que supuso uno de los momentos más especiales para mí. Completamente abstraído y el vello de punta.

Más de una vez te he querido abrazar
Por temor a perderte después
Suelo pensar en aquel aviador
Que no pudo evitar el volcán

Desde que el cielo amenaza llover
El aviador sobrevuela el mismo peligro
Y ayer al oírte llorar
Me acordé del calor de la casa de invierno

Los días pasan en alas del buen aviador

Le debo tanto a esta canción...

Mi vida entre salvajes

Un viejo que leía novelas de amor es una novela que se me ha cruzado en mi camino como lector decenas de veces. Siempre, a pesar de las buenas críticas, he rehusado leerla. Por hache o por be siempre he encontrado una mejor opción. Lo compré para un regalo que nunca llegué a dar y me daba cierta vergüenza verlo pulular por casa sin que se le dedicara la más mínima atención al libro.

Su autor, Luis Sepúlveda, un ecologísta convencido (dedica el libro a Chico Mendes, defensor de la amazonía), nos adentra en la selva, un lugar llamado El Idilio, más abajo del Caribe y muy cercano al Amazonas y su selva.

Nos cuenta la historia de José Antonio Bolívar, un viejo que huyó de la civilización y sus convenciones para vivir en la selva con su mujer. Su mujer, después de un peregrinaje y diversos intentos por adaptarse al nuevo estilo de vida y asentarse en la selva, muere por unas fiebres imposibles de curar. Deja a su esposo enfermo de amor, añoranza y con la firme convicción de que volver al núcleo "civilizado" resultaría un error garrafal. Esa imposibilidad de escapar de un determinado lugar viene dada por el hecho de que la selva ya forma parte de él, de su identidad. Encuentra su lugar, lo cual determina que en cualquier otro es un extranjero. El protagonista menciona en dos ocasiones "...durante el día la vida es el hombre y la selva, ambos se distinguen, por la noche todo es selva...".

Estas frases me han hecho pensar en los inicios de la literatura de los países hispanoamericanos, que durante el S.XX se incorporaron a una manera autónoma de ver el mundo y tratar de poner puntos sobre ciertas íes. La literatura era indispensable para sellar culturalmente qué estaba pasando, cómo vivían...y cuál era su punto de vista respecto al conquistador. Así, novelas como La Vorágine de José Eustasio Rivera, Raza de bronce de Alcides Arguedas o Doña Barbara, de Rómulo Gallegos (entre muchos otros) incidían en esa imagen, contraria a la que el conquistador había dado de los salvajes. En estas obras ellos toman la voz y ofrecen su visión del mundo, totalmente distinta a la difundida por el colinizador (civilizado). La novela de Sepúlveda actúa como espejo y trata de devolverle el reflejo al hombre "civilizado", quien por sonrojante que sea el reflejo actúa de manera implacable.

Tengamos en cuenta que en ocasiones hablamos de Latinoamérica como si fuese un todo, olvidando que hay paises diferentes, con culturas diversas y maneras opuestas de entender la vida. Puntos en común hay muchos, para empezar la lengua (obviamos el factor indígena, claro). Y precisamente esta historia va de eso: el indígena frente al hombre occidental (civilizado, supuestamente): la civilización frente a la barbarie. Resulta curioso que para los occidentales los indígenas siempre resultaron ser unos bárbaros, con costumbres absolutamente reprobables...y la realidad resultó ser otra bien distinta: el hombre blanco se impuso al indígena, de hecho le impuso su cultura, su lengua, sus costumbres y aniquiló lo que ya tenían.

Visto así ¿quién fue más barbaro: el conquistador o el conquistado?

A pesar de todo, la novela mira con recelo el pasado y lo pone de manifiesto reclamando que aquellos tiempos de conquista colombina resultan lejanos, pero el esquema es algo muy presente. Ahora, la conquista está acabando con ésto: la selva...


04 agosto 2008

Mensajes ocultos...

Si eres un hombre y compras tu propia ropa interior te habrás dado cuenta de que de un tiempo a esta parte sucede algo muy curioso con la ropa interior masculina. Los estampados de los calzoncillos (slips, boxers ajustados, sueltos...) tienen siempre una gran cantidad de mensajes, tipo grafiti, que rellenan toda la tela. En ocasiones este relleno se adapta al bulto en donde va colocado el paquete (se presupone un estado de relajación) , de modo que la ilustración en concreto se vea realzada por el insigne bulto.

Tengo una teoría. Existe un logo que pasada la mitad de los noventa se hizo muy popular: "the man, the legend"



Este mensaje hizo que los "creativos" diseñadores se dieran cuenta de que existía una prenda que se compraba compulsivamente, pero que no estaba a la vista. Era importante priorizar su diseño para potenciar su éxito y, como reza la leyenda del logo mencionado, había que asociarlo a un valor en alza para el hombe (la leyenda, su propia leyenda). La leyenda radica en potenciar un atractivo oculto (y subjetivo) a través de un calzoncillo: la masculinidad.

Los hay de numerosos tipos, pero lo grande de todo esto es que te puedes encontrar inscripciones en los calzoncillos que son mapas (¿buscamos un tesoro?), reivindicaciones de la marca (el logo de la empresa que los comercializa), combinación de colores imposibles, tejidos mezclados hasta lo extenuante y un largo etcétera de posibilidades que ha hecho que a estas alturas el diseño de esta prenda se haya ido de las manos a toda empresa de ropa interior.

En la época del "Wonderbra" no había espacio para otro tipo de ropa interior, pero sí se desarrolló una guerra silenciosa que se expandió: los mensajes en la ropa interior masculina. La culpa de que esa expansión casi vírica del diseño de ropa interior masculina (y femenina) con mensaje vino acrecentada por el asentamiento comercial de franquicias de poderosos grupos textiles (Inditex, por ejemplo) y demás "emporios" nacionales dedicados a vender ropa "casual".

A este bombardeo también se incorporó el mercadillo, pues los tentáculos del mensajeo interior son ineludibles. Además se terminó de imponer a través de su versión más masiva, en cantidades industriales, y rompiendo todos los moldes del decoro y la moda del momento: el bazar chino.

He aquí una pequeña galería:



Para gustos hay color y cada momento requiere su propia ropa interior. ¿Cuál es la tuya?

31 julio 2008

Diario de una Stripper

Diablo Cody es la guionista y en esta ocasión escritora de un relato biográfico a través del cual disecciona su paso por diversos clubes de striptease de la ciudad de Mineapolis. Una obra cuya temática poco tiene que ver con mis intereses, pero que cayó en mis manos por casualidad (curiosidad) y me hizo caer en la cuenta de que llevo bastante tiempo sin leer un libro que realmente me enganche. Hojeando las páginas del libro uno no se da cuenta del estilo del autor, pero es fácil reparar en el tono que se emplea en él. [Aún así estoy hablando de una técnica que no es nada recomendable para escoger libros (a veces es arriesgada y con frecuencia sale mal ;-)]

Diario de una Stripper disecciona una experiencia personal de un modo elegante, honesto y en ocasiones bastante inocente. Nos acercamos a la protagonista (la propia autora) que se acerca con miedos, pero sin cortapisas a una curiosidad imperiosa. En ocasiones se define como una persona torpe y poco experimentada, pero todos sabemos que los torpes son por definición bastante cobardes a la hora de liberar sus fantasías y en consecuencia raras veces llegan a materializarlas (y cuando esto sucede lo hacen de manera furtiva).

Afrontar la obra como una biografía en un sentido estricto es un error. Llega un momento en el que dejas de identificar a la protagonista con la autora...y ahí es donde viene lo grande: te envuelve con esa manera tan ágil, natural y verdadera de narrar. Importa el mensaje (si es que lo tiene) pero particularmente las formas.

Una de las razones por las que me ha encantado leer el relato de ese año de la vida de la autora es por la conexión generacional entre ambos. Además de las continuas referencias a música, cine y literatura que me resulta familiar. Todos estos paralelismos serían de lo más modernos si no fuera por lo oportuno del comentario y referencia que se da en la obra. Sirve para entender de un modo más preciso lo que está describiendo. Además confiere una actualidad imperturbable al relato. Obviamente su elemento en contra es que envejecerá con la autora y sus futuros lectores (si es que los hay) deberán hacer un duro ejercicio para extrapolarse al año 2004.

Diablo Cody creció en una familia acomodada, pasó por la universidad (y la terminó), ha escrito el guión de la película Juno, ha bebido de la modernidad que pueden proporcionar los clásicos, etc... Todo ello le ha proporcionado las armas suficientes para adentrarse en un espacio que conoce bien, delimitando su terreno de actuación (como lo hacen las strippers con la pasarela y la barra) para dejar patente que en ningún momento sienta cátedra, pero deja claro que es una persona, con unas inquietudes, muy buen gusto y las ideas muy claras.

Desde luego no estás ante la novela de tu vida, no te voy a engañar, no es esa gran obra, pero me asombra la manera en la que he devorado el libro, la curiosidad provocada y admiro su sagacidad a la hora de ordenar los hechos, acciones, sentimientos...dejando un sello indeleble con el que cualquiera (seguramente a años luz de su experiencia vital) se puede sentir sorprendentemente identificado.

"Evento Irrepetible"

30 de Julio 2008

(Suena el teléfono de er cabessa)

- Illo cabessa, ¿tú sabes que la Madonna viene a Sevilla?
- ¿Sí? ¡Anda ya! ¿Eso quién te lo ha dicho?
- Pues me lo diho mi prima, que tos sus amigos pihos van a ir a verla.
- ¿Pero no iba a Valencia a un circuito de motos que er caniho y el largo querían ir a verla?
- Ya, pero no es lo mismo ir a verla en avión y gastarte toa la paga extra de verano que coher el C2 y plantarte en la Cartuha...Además, ¿quién quiere ver a la perra esta en un sircuito de motos que es una cuesta enteramente?
- ¡Verdá, illo! ¿Y por cuánto sale la broma?
- Hay 3 clases de entradas. 62, 98 y 150 leuros.
- Bueno...pos no sé. ¿Tú quieres ir a verla?
- Es que me ha llamao "er caniho" y me ha dicho que esto es un "espectáculo irrepetible" y que tenemos que ir. Er Huan y el largo van también.
- ¡Pero si no sabemos ni qué canta la tía esta! Además, es en inglés, ¿no?
- Aro.
- A mí solo mola Haze, SFDK...y cosas así. Pero yo no he oído un disco entero de la Madonna...
- Ni yo tampoco...
- Weno. ¿Y dónde es el "evento irrepetible"?
- En el Estadio Olímpico de la Cartuha.
- ¿Y eso lo va a llenar? ¿Esta tía se cree que es como los Rolling?
- ¡Qué va! Killo que esta tía llena lo más grande...
- No sé yo. Además, ¿a ésta qué se le ha perdío en Sevilla si los grandes conciertos los dan en El Ejido?
- ¡Qué hilipollas eres!
- No sé illo...esto es to mu raro.
- No sé. Yo voy a llamar ar caniho y al largo a ver qué dissen.
- No llames a nadie que te comen er tarro tor tiempo. Déhate...

(Un rato más tarde)

- Cabessa, que me han llamao que están en er fenáh (FNAC) reservando las entradas, que pa los socios es más fácil. Yo le he disho que nos reserven una pa mí y otra pa ti.
- Killo, te lo dije. ¿Ves como te relían hasta que consiguen lo que quieren?
- Illo que eso dicen que va a ser lo más grande.
- ¿Cuánta gente irá? Seguro que ciento y la madre.
- Por eso, cabessa. Que a mí ya me pasó con er consierto de Operación Triunfo y no quiero que me pase más con eventos importantes.
- Joé, lo que hay que oir. ¡Tú estás escarshao!
- Po sabes lo que te digo...que si no quieres venir no vengas.
- No, si váis tos pos yo voy...pero amos...que ahora me tengo que bajar los discos de la tía esta del interné pa escusha qué canta.

(Tres horas más tarde)

- Illo, gordo...llevo dos horas viendo videos de esta tía y escuchando canciones...
- ¿A que mola?
- No está mal, pero no sé, illo...¿Ahí no va a haber musho guei (Gay)?
- ¡Qué va!
- Y estoy tor rato leyendo que si diva, que si reina del pop, que si er beso con la Brinni Espirs...Esto es to mu raro. Además, tócate los cohones, hay una página web que se llama www.divinamadonna.com. ¡La hente está corgá der tó!
- Po er caniho disse que el último disco está taco de guapo.
- Weno... sé yo que de ésta sacamos pesca...
- ¡Qué gafe eres, iho!
- Weno, ¿cuándo nos vemos pa sacar las entradas?
- Mañana a las 6 de la mañana en la puerta der Carrefur...
- Killo, ¿tú eres tonto? ¿Ónde vas tú a las 6 de la mañana por er Carrefur?
- Que sí, que eso va a ser la bomba de hente...que tenemos que ir mu temprano...
- ¡Vaya tela! ¡Me cago en la leshe que ha mamao la caniha esta!

(Continuará...)

25 julio 2008

Voy a embrujarte...

He leído tanta tontería sobre este disco que tengo que destacarlo por fuerza en el blog. En primer lugar por las fotos, por el sonido y por el resultado de lo que ha salido de esta experiencia en solitario (¿?) de la Spiteri.

Los comentarios hacia el disco han ido dirigidos sobretodo al hecho de que parezca que está aprovechando el tirón que tiene ese revival de ritmos, melodías y letras del pasado. En el caso de la Winehouse sería algo así como Billie Holliday o Etta James. En el caso de la Spiteri las conexiones miran hacia Gainsbourg, Birkin, Diana Ross y las Supremes o en algún que otro corte a la siempre moderna Nancy Sinatra.

Al margen de las tendencias está la propuesta que hace. Es cierto que a Amy le ha salido bien (perfecto diría yo) pero este éxito se ha visto extremado por el hecho de ser la primera en hacerlo. Un avispado productor ha marcado las pautas para cantar las canciones con un estilo más clásico. El secreto es que la actualidad la confiere la letra y la música bebe del pasado. Esta unión hace que parezca algo nuevo, pero familiar. Éxito asegurado.

En el caso de Sharleen ha sido semejante. Letras que hablan de desamor en su mayoría, pero cuyo enfoque se ve revestido de coraje cuando se afronta de esa manera tan mesurada y sincronizada. No ha necesitado de un "Bril Building" (factoría Motown) ni de un Phil Spector particular, pero las comparaciones no se han hecho esperar. Comparaciones que para los superficiales han sido más que suficiente para catalogar el disco como algo malo, poco arriesgado y que hace equilibrios sobre un terreno muy trillado. ¿Verdadero o falso? En mi opinión ni lo uno ni lo otro. Ha hecho lo que le ha parecido aprovechando un momento clave en el que parece que se acepta (o se consume) mejor algo con cierto regusto (en otro momento algunos lo habrían llamado tufo) del pasado.

Se ha tratado de establecer un paralelismo entre Duffy (y su Rockferry) y Sharleen Spiteri (y Melody). NO, de ninguna manera. Duffy es un producto (que diría Mejide), Sharleen (aunque sólo sea por los años, que algo harán) posee la actitud, la estética, la experiencia, la voz y en definitiva el talento para demostrar que se mueve con soltura y eficacia en un terreno que le resulta familiar y lo tiene perfectamente interiorizado. Algo que no se puede decir de Duffy, cuyo debut contiene 2 canciones que se dejan escuchar.

La música ha de disfrutarse. Sharleen te brinda la oportunidad de disfrutar de "Melody", un trabajo repleto de momentos álgidos (algo difícil de conseguir). La sensación es parecida a escuchar "I hear a simphony" o "The happening" de las Supremes, hay que dejar que la música actúe y si te gusta continuar saciándote con ese sonido.

23 julio 2008

Luces de posición y emergencia


La idea de sacarme el carnet de conducir ha sido algo que siempre ha estado completamente ausente en mi vida. Es cierto que no me llama nada la atención, pero uno va teniendo una edad y una profesión en la que el coche se hace imprescindible.

En diciembre hice mi primer intento. Siempre dicen que si estás acostumbrado a estudiar el tema de los tests es pan comido. En realidad no se trata de estudiar, sino de hacer muchas pruebas y aprenderte poco a poco la pregunta y la inmediata respuesta. Este método provoca numerosos fallos cuando tenemos tan interiorizada la respuesta que no leemos bien la pregunta.

La primera vez fui envalentonado, muy bravo. Pensando que por mal que lo hiciese, aprobaría. Obviamente me equivoqué y suspendí. Mi madre me preguntaba ¿pero no te da vergüenza? ¡la gente que no sabe leer lo consigue sacar! etc...y a mi me da igual. Hoy, después de mi segundo intento, han declarado mi examen APTO y creo que lo hice peor que la primera vez. Uno nunca sabe cuándo va a pasar el examen.
Quien conozco que tiene carnet siempre me dice: "no te preocupes, ahora viene lo bueno...y el sablazo que te van a pegar".

He salido hasta el gorro de señales, giros indirectos, glorietas, túneles, "si las circunstancias lo permiten", "insuficientemente iluminada", etc...

...y lomejor está por llegar.

17 julio 2008

El grito más terrorífico siempre es el último

Llevo días leyendo en internet y en mi adorado www.imdb.com que es posible que se esté tramando una 4ª entrega de la saga Scream. Hay muchas sagas que he seguido y me han encantado, pero esta es la primera en mi lista de favoritas. Recuerdo que cuando ví la primera peli de la (hasta ahora) trilogía, a mi tía por poco le da un soponcio de una película tan mala. Hubo mucha gente de la misma opinión. Obviamente malinterpretaron la intención del film y sus consecuencias fueron (un éxito clamoroso, afortunadamente) las que fueron. Un terror "light" sobre el que pivota toda la elegancia del creador (con unas fórmulas mágicas ya vistas y trilladas) que aportan toda la autenticidad que sólo da el grito adolescente.

La oleada de crímenes de Woodsboro se desencadenó allá por el año 96. La apertura corrió a cargo de una recuperada para el cine Drew Barrimore, alguien por quien muchos fueron a ver la peli, pero que en 10 minutos fue apuñalada por uno de los primeros villanos y desplazada del protagonismo del film por el resto de integrantes de la cinta. Eso no quita que sus gritos en ese implacable comienzo sean gloriosos. Muy "teen", ajustada al devaneo del personaje y su corto recorrido. Un arranque que dejaba abierta la posibilidad para un gran éxito...



La segunda parte continuaba con un nuevo brote de crímenes. Volvíamos a turbar la vida de Sidney Prescott y salía a la luz algo de su pasado (más concretamente del de su madre). Al revelar parte del pasado de la madre se deja ver ese Hollywood escabroso y en el que llegan multitud de jovencitas con sus cabecitas llenas de pájaros. Ganas de ser actrices, modelos...con un talento que ha de verse impulsado previo paso por la cama de productores, directores, guionistas... Así de dejaba patente una realidad un tanto asquerosa, pero asumida con todas las consecuencias. Moraleja: la madre de Sidney fracasó por su inocencia y por adentrarse en una mala senda (no todas tuvieron tan mala fortuna). Los crímenes parecían resolverse, hasta que se le da una nueva vuelta de tuerca a la trama con la tercera entrega de la trilogía. En ella Sid vive alejada del mundanal ruido, tratando de olvidar el pasado, hasta que con el estreno de "Puñalada 3" -basado en los acontecimientos de Woodboro- el pasado vuelve a visitarla.
A estas alturas actores como David Arquette, Courtney Cox, Jada Pinckett, Tori Spelling, Patrick Dempsey, Liev Schreiber, Sarah Michelle Gellar, Parker Posey, Rose McGowan, etc...y muchos más han desfilado por esta trilogía. Además, lanzó al estrellato a su protagonista (Neve Campbell) y dio lugar a sucedáneos como "Sé lo que hicísteis el último verano" (y su segunda parte)


Parece ser que para esta cuarta parte ya se están moviendo los hilos y que The Weinstein Co. se ha comprometido a impulsar el lucrativo proyecto y han instado al creador, Wes Craven, para que se haga cargo del proyecto. Éste manifiesta que todo dependerá del guión que se escriba y su visto bueno vendrá dado sólo si la coherencia de la trama se mantiene a la altura de las demás.

- Primer escollo: la mejora de las películas ha sido progresiva. Buena la primera, mejor la segunda, mucho mejor la tercera. ¿Llegarán a lo impecable con la cuarta?
- Segundo escollo que hace dudar de lo último que he mencionado: Sidney Prescott (protagonista de todas las cintas y a la que da vida la actriz Neve Campbell) desaparecería de la trama por la negativa de la actriz a participar en esta nueva continuación. Ante este imprevisto se baraja una posibilidad, y es que Neve realice un cameo y la acción no se centre en su personaje...Aquí dejé de leer. Si eso no sucede, ¿para qué realizar la continuación? Se abriría una nueva senda para seguir explotando esta saga (y caería en lo hilarante y desvergonzado). Los productores verían la manera de explotar un nuevo producto, desgajado de su origen y, de manera irremediabla, desvirtuarían los primeros propósitos movidos por el dinero. Esto es Hollywood, ¿no?

P:D.: Estoy que lampo por ver la 4ª parte, pero sin Sydney prefiero quedarme como estoy. Al final caeré, como con Indiana.

15 julio 2008

La levedad o el peso (2ª parte)


Esta viene a ser mi última reseña de un libro desde hace...no sé, mucho tiempo. Es cierto que recomiendo este libro por dos razones básicamente. La primera es que plantea una pregunta que todos nos hemos hecho alguna vez (y siempre con respuestas muy aceptables, sea cual fuera tu postura). La segunda es que el libro es un intento (a mi entender fallido) de dar una respuesta solvente, graciosa, acertada...a esa cuestión.

Empecemos por la cuestión. ¿Qué harías si vas al médico y te dicen que te quedan 30 días de vida (días arriba o abajo)? Esta cuestión se la plantea mucha gente en su vida, especialmente cuando ves la muerte de cerca. Ver la muerte de cerca no implica salvarse por los pelos de una situación extrema, sino el hecho de ser realmente consciente de que existe, que la vida es maravillosa, pero que en algún momento nos habremos de marchar. Se trata de una sonrisa a la vida, quizás un guiño grotesco o de mal gusto, pero que nos hace reparar en todo lo que tenemos y que en un momento u otro lo perderemos. Ese guiño tan particular es indispensable para que en cualquier momento se empiece a valorar lo que se tiene y acabar por concluir que lo malo y lo bueno hay que pasarlo. Veo algo muy bueno en todo esto. Las cosas buenas duran poco (dicen los pesimistas muy a menudo), pero lo positivo es que las malas también tienen su fecha de caducidad. Disfrutemos, pues, mientras podemos.

La segunda parte de esta entrada viene dada por el intento de C.S. Richardson por abordar este tema. Es cierto que la premisa de la que parte es buena; más que buena es un arranque perfecto. Pero lo que descubres a medida que te adentras en la historia es que se queda en un puñado de buenas intenciones, ideas manidas y demasiado trilladas. Quizás no sea lo mejor que puedes leer, pero entretiene y se lee de un tirón. Además, en cada uno de los pasajes nos identificamos con los dos personajes centrales (y casi únicos) porque a la hora de viajar, en cualquier tipo de viaje, nos hemos de poner de acuerdo con una o varias personas. Eso da lugar en la obra a situaciones divertidas, muy reflexivas y a veces asombrosamente cotidianas.

...y ahora...¿qué es lo primero que harías si fueses consciente de que comienza la cuenta atrás para una despedida definitiva?

Cuca B. Demented

Esta entrada NO es políticamente correcta. Se centra en una víbora de la tele, que nada más verla me entran arcadas: Cuca García de Vinuesa. Llevo mucho tiempo viéndola en televisión, pero nunca le he prestado atención. En un principio le lamía el culo a la pseudoprogre de María Teresa Campos (otra que creía que la íbamos a echar mucho de menos en la tele; Maritere, te aguantas en tu exilio radiofónico).

La Cuca es un personaje que de puro pijo resulta hortera; un personaje propio del siglo XVI, pero extrapolado a nuestros días ( nos nteresan más las personas que las instituciones, algo que ella no parece entender). Ella postula con poca gracia todo insistentemente a favor de la iglesia, la moral recta (que no admite ninguna cuestión) y el lado más crudo de la derecha. El resto (entiéndase la mayoría de gente normal, que trabaja y trata de hacer su vida como buenamente puede) se la trae al fresco. Todos al mismo saco. Será que somos ovejas descarriadas, necesitamos guía y tutela permanente y estamos completamente enajenados.

Para alivio de mis penas en el programa Sé lo que hicísteis aparece un fragmento de una de sus lindezas. Eso en sí no me sorprendió tanto como el hecho de que descubro con todo el pavor del mundo que tiene un programa propio en Popular TV. Programa que no ve ni el tato, pero que obviamente es referenciado por semejante desfachatez.

En dos ocasiones me ha puesto los nervios de punta. La primera, que no comentaré con profundidad, fue cuando habló sobre el día del Orgullo Gay y no le parecía bien tanta reivindicación (ser una "fiesta" vacía de contenido y sin sentido alguno. Que iban a inflarse de beber y follar al mismo tiempo). La segunda es (¡temblad, en su propio programa!!!) hablando de los hábitos sexuales de los jóvenes. Hablaba de que cada vez los jóvenes se inician antes en el sexo. Me parece que el tema está bien tratarlo. Tan solo por el hecho de proponerlo me pareció interesante. Lo malo fue su enfoque. No hablaba de la necesidad de información (y prevención de embarazos no deseados, enfermedades venéreas...) sino del hecho del poco sentido "espiritual" que se le daba al sexo. En otras palabras: "el sexo es la consumación de un amor, de ver al otro y formar una familia -con padre y madre, recalcó-, de saber esperar...". La moralina venía dada por la tentativa de adoctrinar al personal e ilustrar con un discurso puramente cristiano. Esto es respetable, pero es indignante que sistemáticamente aborde todo como si estuviéramos equivocados todos y fuéramos por la vida cual bárbaros desatados por no comulgar con sus pensamientos.

Retrógrada, falsa, fascista, homófoba, ñoña...RIDÍCULA.

A estas alturas me pregunto: ¿Por qué no se va al Vaticano? Cerca del Papa, con el que arreglar el mundo (sólo en teoría, sin que toque demasiado la moral a los demás) y que sea feliz así y nos deje en paz. Allí no desentonaría vestida con sus "clásicos rancios" de El Corte Inglés.
Si tanto defiende la libertad, el derecho a pensar como a uno le dé la gana, lo primero que debería hacer es abstenerse de adoctrinar. Opinar sí, tratar de convencer a toda costa: NO. Te expresas, te escuchamos, pero perdona que no te sigamos. Así NO.

14 julio 2008

Bla, bla, bla...


Esta es la reproducción de una conversación escuchada por accidente, pero que no me deja de parecer curiosa. En parte estoy muy de acuerdo con cosas que se dicen...otras son bastante discutibles.

Uno de los miembros era "er cabesa" y el otro "gordo". Ahí van las perlas de estos dos perrucos...

(Aludiendo a una pareja que sale de la tienda de la gasolinera de punta en blanco)

-¡Joder! ¿Has visto a esos dos?- dice el "gordo".
- ¡Qué barbaridad! - responde "er cabesa".
- Sí, tanto ella como él. Parecen salidos de un catálogo de Mango.
- Sí, un catálogo de Mango en Tarifa.
- ¡Cuánto daño hacen estas marcas a la gente descontextualizada!
- O peor, a los que vienen buscando lo que más se vende.
- Yo creo que es una manera de atraer gente a un sitio en el que deben vivir del monotema, crear una identidad -que para nada es del pueblo- sino pretendidamente "cool" y moderna.
- Seguro que trabajan en un banco y se travisten para ir a la playa.
- Él como motero a lo Hulk Hogan recacuchutado.
- Y ella como orgullosa novia del mazas de turno, con encefalograma plano y suspirando por aumentar su pecho.
- Ellos deben tener esa enfermedad nueva: "tanorexia".
- ¡Por Dios! ¿Y eso qué es?
- Locos por broncearse a toda costa, pongan en peligro o no la salud de su piel.
- ¿Pero eso existe?
- Claro, lo he leído en el www.20minutos.es.
- La biblia del periodismo serio, sin duda.
- Al menos es la que actualiza con mayor rapidez su web.
- Claro, eso es verdad.

(Hacen una breve pausa y murmuran algo. No consigo entender esta parte. Prosiguen la conversación de la siguiente manera)

- ¡Vaya suplicio de cola en la gasolinera! - sentencia "er cabesa" con desproporcionado divismo.
- Sí. Mira el listo ese, jejeje... Seguro que se compró el coche de diesel pensando que toda la vida iba a estar más barato que la gasolina.
- ¿Era más barato que la gasolina? - pregunta "er cabesa" sorprendido.
- Sí. Antes sí. Ahora debe lampar por un coche contaminante de gasolina. (Esta afirmación la hace con toda la saña del mundo. Intuyo que su coche es de gasolina, por eso disfruta como una perra sideral.)
- ¡Verdá! ¿Eso se regulará algún día?
- Pues sinceramente no creo. Un coche es un bolsillo roto. Nunca ganas, siempre pierdes.
- Pero es cómodo...
- Porque tú no conduces.
- Por la cara, tio. ¡Qué gran vida la de perpetuo copiloto!
- Cara la tuya, killo.

(Cambian de tercio en cuanto entra un Citröen C2 descapotable)

- ¿Has visto a la pija del convertible "beige"? - dice "er cabesa"
- Sí. Muy estilosa...
- ¡Dios, está buena, pero sólo tiene dientes!
- El novio es empleado de banca, fijo. Además enchufado por el padre...
- Son chulas sus gafas de sol...y además él es consciente de que le quedan bien.
- No me gustan.
- Porque no nos quedan bien...que si no...
- Ya
- Bueno...
- Nos toca.

Reanudan la marcha...

- ¿Tú prefieres un bollicao o un sugus? - reanuda "er cabesa" (¡qué tio más pesao!)
- Un sugus, claro.
- La bollería industrial tiene su punto.
- Sí, pero no es sano.
-¿Y el sugus sí?
- Menos pernicioso. Pernicioso es una palabra que me encanta y raras veces puedo utilizar.
- Ya, ¿tú crees que eso de censurar cierto tipo de alimentos, perniciosos como tú dices, pero que gustan es algún tipo de enfermedad?
- Por ahora no.
- Bueno, habrá que enviar algún mensaje a los del www.20minutos.es para que enciendan la mecha del pánico.
- No es un buen momento, cabesa. Estamos muy ocupados con la crisis.
- Querrás decir con la deceleración.
- Eso. ¿En qué estaría pensando?

07 julio 2008

El cha-ca-chá del tren


la tristeza del viajero solitario, la "saudade" de viajar de un lado a otro sin más ayuda que un tren y tu maleta. marcharte cuando no te apetece...

resulta muy cómodo el desplazamiento en tren, sin ninguna distracción más que mirar por la ventanilla y contemplar a velocidad de locomotora lo que el paisaje te ofrece. hay veces en que puede resultar tremendamente monótono, pero siempre hay algo nuevo. para empezar cambia la hora en que viajas, progresivamente se van perdiendo o añadiendo dos minutos al día (consecuencia del cambio de estación). día a día no lo vas notando, pero de repente reparas en ese regalo del tiempo. un fenómeno global. reparas en que es ese inmenso globo que es la tierra y cómo se esfuerza por premiarte con dos minutos más o te estafa con dos minutos menos (te los da o te los devuelve). es un extraño juego, como una partida de ajedrez que termina en tablas. al final todo resulta cíclico. será que nosotros somos quienes cambiamos y modificamos el paisaje.

uno aprende acerca de lo azaroso y accidental de la vida y de las cosas. he oído (y quizás dicho) que me gustaría vivir en tal sitio o en cual otro. últimamente me he sorprendido diciendo que no me imagino viviendo el resto de mi vida en otro lugar más que en el que vivo. y ahora me asombro escribiendo que no es para tanto. quizás exagero. en lo más profundo siento que casi en cualquier parte estaría bien (con algunas cosas indispensables, claro está). advierto que no es tan raro para el ser humano acostumbrarse a cualquier entorno si desde el principio no repara en ello. lo fácil que te adaptas a las circunstancias si evitas someterlas a un análisis constante y exhaustivo. es más sencillo hacerlo con naturalidad, dejando espacio a todo, que suceda, para actuar, sobreactuar, interactuar...

el tren tiene categorías (incluso algún síndrome, el de la clase turista). el tren tiene cafetería (con un determinado tipo de café). el tren tiene camas (hay trenes nocturnos en los que uno puede fabular sobre todo lo que puede suceder: El expreso de medianoche, Sherlock Holmes, El expreso de Shangay, etc...). hay trenes muy modernos; también hay tartanas que merecen un respeto (por los kilómetros, por los pasajeros transportados, por todo lo que ya han hecho y porque en un momento determinado ellos también fueron la "avant garde").

independientemente del tren y del lugar al que viajo, lo más emocionante es sentarme y mirar por la ventanilla. mirando e imaginando que exploro ese sitio, que paseo por las calles de esta ciudad de la que sólo percibo su estación, que estoy en aquel castillo que se eleva en la loma de aquel monte (el cual parece más pequeño y cercano de lo que realmente es). miro a quien tengo frente a mí, al niño que llora y el señor que vocifera por el móvil (puedo intuir la conversación si escuchar al interlocutor). todos tenemos un punto de encuentro. una oportunidad de conocernos. un momento en el que esos hilos que son nuestras vidas tienen, han tenido o tuvieron oportunidad de conectar, enredarse o ni siquiera tocarse.
ese vaivén porfía para que eso suceda, con el fin de que de alguna manera encuentres algo desagradable o rematadamente agradable. que te enamore de la vida o te haga ponerte de morros con ella...aunque sólo sea momentáneamente...luego miras por la ventanilla y...es extraño...pero sonríes. ¿no es mágico?

Más allá de Indiana...Jones


He oído un montón de críticas negativas sobre esta película. Los que conocimos las aventuras de Indi hace años (yo lo hice en los 90), cuando la saga ya había cesado y se anhelaba una continuación que no llegaba. Supuse que nunca sería así, aunque no me desconsolaba puesto que la historia ya estaba cerrada para mí.
Mucha gente consideraba (además del estudio) que había que dar un aldabonazo a la serie para zanjar la vida y la imagen de un personaje que ya ha pasado al imaginario colectivo de diferentes generaciones. Ahora se ha llevado a cabo, después de 15 años de intentos frustrados por continuarla y guiones de toda índole y pelaje que han provocado las más rocambolescas especulaciones.

Ha pasado mucho tiempo y por fin he visto la última aventura de Indy. Contrariamente a lo que opina todo el mundo: "Me ha gustado mucho". Es cierto que tiene cosas un poco alejadas de las tramas anteriores, que se han filtrado elementos más propios de "Expediente X" que de la propia historia del arqueólogo, pero merece la pena.

Para evitar el doblaje, la ví en versión original. Fue reconfortante escuchar las voces originales y especialmente la de un personaje que me encantó: Irina Spalko, la mala malísima, interpretada por la siempre efectiva Cate Blanchett.
Traiciones, dobles traiciones, persecuciones, elementos selváticos, hormigas gigantes carnívoras, saltos increíbles en los tanques...todo muy fantástico, pero no era menos fantástico perseguir el cáliz de Jesuscristo y, además, encontrarlo.
Una de las escenas que más chocó fue la de la selva y el ir y venir de la calavera de cristal. Me pareció un poco larga, pero debía ser así. El cine que se hace hoy día es precisamente eso, espectacular: Misión Imposible, Transformers (tiene algo de esta peli, no sólo a Shia Labeouf)...y todas las vetas que la unen a las pelis más "mainstream" de corte adolescente. Entiendo el propósito (enganchar a público nuevo, nuevos fans de la saga) a pesar de tener descontento a los más fieles (algo que los responsables de la peli obviaron, pues sabían que iríamos a verla).

Harrison Ford es y sigue siendo Indiana Jones.
Shia Labeouf es el toque cómico y ¿una posibilidad de continuar la saga? (espero que remota, como muestra el detalle final del sombrero).
John Hurt tiene un papel un tanto extraño. A estas alturas entiendo que le haya hecho ilusión participar, pero los responsables de la peli no necesitaban tanto renombre por parte del actor para un papel tan secundario. Algo parecido ocurre con Jim Broadbent.
Cate Blanchett, nombre, renombre y carácter para un personaje divertido, contundente, muy bien manejado y mejor resuelto.
Karen Allen (Marion Ravenwood) ha sido recuperada desde la primera entrega de la serie, algo que a nivel narrativo ayuda a cerrar el círculo de una manera elocuente.

Pasen y vean, posiblemente la última entrega del Doctor Jones.
Se admiten opiniones...

06 julio 2008

El arte de hablar


¿Por que os empeñais en enseñar a los andaluces a hablar castellano (que me parece bien, porque no se les entiende), y vosotros habláis en catalán? Tampoco se os entiende!

A mi todo el mundo me entiende con mi acento. De hecho, la profesora de dicción es una profesora que yo tuve cuando hace diez años fui a hacer una obra de teatro, la profesora no es para cambiar la forma de hablar, sin prepararles para algún trabajo que requiera un acento más neutro. Esas clases son una herramienta. Oho, ;). Nadie debe renunciar a su acento, ni yo lo heré con el mío. ¿Que se me nota que soy catalán?

Esta es la inteligente pregunta y la lúcida respuesta que da Ángel Llacer en una entrevista concedida al diario 20 minutos hace unos días.

Llevaba bastante tiempo queriendo hablar acerca de ese personaje "¡¡¡¡sin censuraaaa!!!!" que ahora se ha metido a director y profesor y personaje mediático de ese concurso que es "Operación Triunfo", espacio de entretenimiento que hace tiempo pasó de ser eso, entretenimiento, a convertirse en una tortura.
Los concursantes son cutres y malcriados. Han perdido frescura, inocencia y absolutamente carentes de carácter. Ello hace que se acaben por convertir en marionetas que poco a poco no hacen más que entrar al trapo de los dictados de unos profesores cuya capacidad docente está algo más que distraida.

Llama la atención este director y profesor de expresión corporal, muy teatrero y que ya tiene bastante con interpretarse a sí mismo como para además decir cómo deben actuar los "interpretes" (por llamarlos de alguna manera) en el escenario.

El histrionismo de Llácer viene dado por sus ganas de popularidad. Desde la gala cero ya lo hizo, igual por los nervios o igual lo estudió desde el principio (esta segunda opción la dudo, pues no creo que tenga una capacidad tan grande como para prever lo que se le avecina -y menos en televisión-).

Su exceso de gesto empieza por las manos, pasa por la expresión facial y queda monopolizado por el tono de voz. Las manos parece que se va a arrancar a bailar unas sevillanas en plan locaza (y sin pizca de arte, recordemos que es catalá -necesitaba caer en un tópico. ¡Qué injusto!, ¿verdad?-). Su expresión pretende ser tan elocuente como la de un actor de cine mudo, olvidando por completo la naturalidad y el sentido común del que un buen actor está dotado. Por último su todo de voz es irritante, exasperado, evita la pluma o plumea hasta asfixiarte, se vuelve dulce y cabal en situaciones tensas, pero cuando no procede agita a la masa (sus pupilos de la manera más burda).

Todo ello ha dado forma a un personaje mediático que se ha hecho aborrecer rápidamente, justo cuando ha sido lo suficientemente insconsciente como para asumir el protagonismo al que no debió atreverse jamás.

Lo peor de todo ello es el comentario del acento. Tengo que aclarar un par de cosas (si no me dará un ataque).

1.- El acento andaluz no es algo homogéneo. No todos los andaluces hablamos igual. Existen dos variantes importantes: oriental y occidental. Partiendo de ahí la ramificación es más extrema, tanto oriente como occidente se diversifican en provincias, pueblos, fronteras, costas, montañas, interior...es decir, el crisol de acentos tiene dos ramas, pero multitud de hojitas que hacen que sea imposible imponer una norma para todos (lo explico así, como para un niño de 4 años por si Llácer lo lee algún día y repare en que no es tan diferente a lo que ocurre en Catalunya, ¿o me equivoco?).

2.- En Andalucía se habla castellano, pero se pronuncia de una manera distinta. Es cierto que a Rosa no había quien la entendiera, pero también me cuesta entender a un gallego de una zona profundamente rural, igual que a un catalán del norte de Girona (y a los del sur y a los del centro o la costa)...Lo de un acento neutro está muy bien, especialmente la asepsia que te confiere el saber que vas a ser entendido por cualquiera que hable castellano, un castellano estándar (y como tal estándar, sólo es teórico, no existente en ningún lugar del país).

3.- ¿Se habla bien en Soria o Palencia? Algunos sí, otros no (como en Lugo, Cáceres, Salamanca o Murcia). ¿Tienen acento? POR SUPUESTÍSIMO, lo que ocurre es que no es tan mediático, conocido o destacado, y se ha remarcado como una zona neutra y estándar (algo falso y desde el punto de vista lingüístico equivocado) pero tener acento lo tienen. ¡Qué bastardo inculto el que diga lo contrario!

Finalizo. Llácer se ha vuelto insoportable, histriónico como cualquier marica en la Fiesta del Orgullo Gay en Chueca estos días, exagerado como el acento más jerezano, etc...y lo peor, todo eso se lo ha contagiado al presentador (Jesús Vázquez) alguien que, de seguir así, tiene los días contados en televisión.

Lo dicho, Ángel, no es agradable verte...y menos escucharte.

"Hablas, hablas y hablas
y de lo que dices no sabes nada.
¿Por qué no te callas?"

Eso sí que es arte: callar. (y mejor si lo haces "En catalá, si us plau")

02 julio 2008

En el barro


Después de una larga temporada de acá para allá, de altos y bajos, de dimes y diretes...por fin tengo tiempo para retomar el vuelo, mi vuelo.
Mis motores están fríos, mis alas perezosas...e incluso algo de vértigo me ataca (algo que para los aviadores puede resultar letal y que debo hacer desaparecer cuanto antes).
Recorrer Andalucía en tren o autobús ha cobrados visos de peregrinaje, de ganado trashumante, de buscar mejores pastos para pacer a gusto.
En este tiempo no puedo recomendar películas, ni libros, ni nada de nada...El estudio ha dejado mis neuronas exhaustas y las evaluaciones han destemplado mis nervios.
De vuelta, cogiendo aliento...allá voy...

25 abril 2008

Cualquier parecido con la realidad...¿pura coincidencia?


He aquí una serie que para mí se ha convertido en un referente de toda la mierda que mueve la prensa del corazón y cómo hacen para conseguir sus propias noticias.
Cierto es que nada es lo que parece, pero me cuesta creer que la mayoría de "chismosos" estén en el sitio adecuado y en el momento preciso para hacer la foto y captar la conversación. Todo ello se justificaría si uno persiguiera con ahínco a alguien para ver cuándo da el traspiés. ¿Será hoy? ¿Dentro de una semana? ¿Quizás más tarde? ¿Acaso nunca?

Courtney Cox y su marido han llevado a cabo el retrato de una periodista de este mundo: Lucy Spiller, ¿trasunto real de alguna editora de cualquier tabloide de similar calaña?

"Los famosos están ahí fuera. Ellos solos no se van a joder la vida, necesitan de nuestra ayuda para ello". Así pide Lucy sus historias, hacer lo imposible: chantajear, extorsionar, presionar, perseguir, pactar, ofrecer tratos...todo se justifica, excepto asesinar (eso que lo hagan otros).

Importa destacar que el único vínculo leal, que nace de la sinceridad de Lucy, es Don, su fiel paparazzi, con el que lleva años trabajando y al que cuida y ayuda con sus crisis de esquizofrenia que hábilmente salpican toda la trama.
Sin duda, aparte de la implacable autoridad con la que Cox se mete en la piel de Lucy Spiller, el de Ian Hart es el personaje que goza de mayor interés. Le suceden cosas, provoca enredos, tensión, emoción...todo por la portada.

Llama la atención el hecho de que la serie haya sido recibida con tanta frialdad y se le haya hecho poco caso por parte de los medios. Aborda sexo de toda índole, drogas, secretos que Hollywood no perdona...algo en lo que la prensa está muy dibujada y totalmente implicada. ¿Quizás estamos ante ese tópico del cazador cazado? ¿Es acaso la realidad demasiado parecida a esta "ficción"?

El caso es que ya hay una segunda temporada. No sabremos si despegará definitivamente, pero el caso es que Mónica Geller es ya historia. ¡Bienvenida, Lucy! Nos haces ver que la frivolidad es tan tediosa y nociva que se disipa cualquier atisbo de envidia sobre la vida de una "star" de la meca del cine.

17 marzo 2008

Aber warum ist es so dunkel hier?


Se ha tomado su tiempo. Muchos no confiábamos que volviera a dar que hablar y pudiera gustar. Es cierto que un lanzamiento tan sonoro como el de "Minage" era complicado, pero nos hemos equivocado.
El lanzamiento de "Tarantula" promete ser mediático y dar que hablar. El adelanto lo hace una canción que se titula "Europa", cuyo single se pone hoy a la venta. No sabemos aún lo desmedido del proyecto, las ambiciones que la pantera de Figueres trae, pero sin duda este nuevo tema se merienda muchas de sus canciones anteriores (exceptuando "Sobreviviré", para muchos cénit de su carrera).

"Europa" es una canción tan épica como Ben Hur, tan romántica y oscura como la música que acompaña a la película Drácula, tan agitadora e inquietante como cuando Winona Ryder se adentra en aquel castillo vacío y tenebroso que habitaba Eduardo Manostijeras, el ritmo de esta canción es sibilino, se arrastra como una sanguijuela, aparentemente inofensiva, pero que a medida que avanza te absorbe y te succiona...

En estos momentos me apetece asistir a un lanzamiento de este tipo, a lo grande, aunque fuera un fiasco. Lo grande es volver a sentir esos delirios de grandeza, como los de una actriz venida a menos, como los de un cantante sin cuerdas vocales, como los de Europa después de sus dos grandes guerras, como los imperios pasados que caen, intentan levantarse y no pueden más que vivir del resplandor que produce sólo el recuerdo de lo que un día fueron.

El progreso de la canción es grandioso: "aria de amor", disco-beat, bombardeo a lo Chimo Bayo, rescoldos de éxitos pasados (Abismo), violines operísticos...toda una proeza de lo más barroca. Me encanta utilizar este término, barroca a más no poder. Ojalá que el mérito de este nuevo trabajo no se reduzca sólo a la canción que precede a la totalidad del trabajo.

"Este es un trabajo reflejo de la lucha por la libertad de expresión y de interpretación. Es una evolución lógica que debí haber seguido si me lo hubieran permitido, aunque nunca es tarde", así empieza la presentación que ella misma hace del álbum. Una actitud muy drama-queen que hace presagiar momentos antológicos. Lo dicho, a estar atentos...viene con ganas.

25 febrero 2008

La tristeza del viajero


No sé muy bien por qué, pero es cierto que cuando uno viaja -especialmente si lo hace solo- las cosas se tiñen de cierta tristeza y melancolía. Estar en un sitio y tener que moverte a otro, en grupo, acatando unos horarios y con perfectos desconocidos se me antoja algo cada vez más difícil a la par que excitante.

Esta idea me ha rondado siempre, pero especialmente hoy que he tenido que coger un bus de vuelta. Las estaciones de autobuses, sea cual sea su diseño, sus viajeros...me parecen algo tristísimo. Me siento casi como si estuviera observando una de esas películas o documentales en los que se narra el exterminio nazi o la subida de miles de judíos en trenes de la muerte hacia un campo de concentración.

Esta sensación va creciendo si la estación de origen es la de Jaén. Es extraño, porque alguien me dijo que querían hacer una nueva, pero no era posible porque el edificio tiene una historia muy determinada y no se podía tocar (aunque digo yo que sí se puede adecentar un poquito y que no parezca tan tercermundista).

Las paredes llevan sin pintarse unos veinte años. Digo esto porque recuerdo que iba muy a menudo a Jaén en mi época de instituto y, al regresar a coger el bus, la estación ya me parecía algo descuidada. Este deterioro ha seguido su curso natural con los años y supongo que por eso se encuentra tan mal.
De otro lado llama la atención el hecho de que no haya ni rastro del más mínimo avance técnico: una máquina para los billetes comprados por internet, paneles informativos de salidas y llegadas o un simple puesto de información que para el viajero caería como agua de mayo...

La persona que -hace tiempo- me comentó algo acerca de los planes de la estación hizo especial hincapié en el hecho de que la están dejando de la mano de Dios para que se caiga por su propio peso, deduzco que hasta que la situación se haga insostenible o a los usuarios les dé por reclamar. Intuyo que eso no se producirá hasta que caiga un cascote del techo que haga que el accidentado dé a parar con sus huesos en el hospital más cercano.

Un indicativo es que no se pueda ver con claridad el número de los andenes -lo llevan pintado en el suelo-, las baldosas que configuran el acerado están tan parcheadas que se puede apreciar perfectamente cómo corresponden cada una a diferentes épocas de la vida de la estación y para colmo hoy veo que uno de los autobuses al estacionar sube al acerado como si nada...:-(

Uno de mis primeros recuerdos es de la época en la que podía comprar allí las revistas de cine: Fotogramas y Cinemanía. Siempre se las pedía a mimadre antes de subir al bus y de mes en mes ella me daba ese capricho (ya que no había cine en el pueblo...) supongo que así acallaba mi frustración.

Cuando no se tiene en cuenta que una de las primeras impresiones de la ciudad viene dada por el punto de llegada, sucede eso, un declive irrefrenable. Las autoridades deberían ser conscientes del lema de aquella colonia de antaño (Brumel) en la que no sólo es "mejor cuanto más cerca", sino que en las distancias cortas la primera impresión es la que cuenta. La de la estación de buses de Jaén es sencillamente alarmante y para confirmarlo sólo hay que intentar llegar a la ciudad a través del autobús.

Pd. La foto corresponde a cómo estaba la estación hace años (preguerra civil, probablemente). Ahora su imagen es consecuencia de todo lo que ha venido después.

18 febrero 2008

Arte Islámico-"Urban Fashion"


Otra de las peculiaridades granaínas, aparte de las cuestas y las tapas, es esa inacabable -a la par que inabarcable- ristra de grafitis y pintadas varias que uno puede encontrarse por toda la ciudad. Es extraña tanta reivindicación, tanta pintada, tanto cartel que entona consignas de inconformismo...cuando todo el mundo parece estar muy contento.
Al final todo hippy es banal, insulso y un movimiento cuya ideología es atractiva, pero nunca entendida y seguida tal como nació. Veamos, ¿de qué sirve el rollo más alternata, si luego haces lo que diga papá y mamá? ¿Por qué los hay que aprenden que tienen un momento en la vida en que pueden vivir del cuento y luego deben volver al redil? Muchos hay así (en todas partes, quiero decir) pero en Granada tengo la sensación de que se multiplican por momentos.

Analizando un poquito esto he llegado a la siguiente conclusión (no sé si acertada o simplemente es un apreciación demasiado ligera). Me parece una ciudad a la que el rollo árabe le ha hecho un bien muy importante, pues ha dotado a la ciudad de un barrio tan antiguo como atrayente. De esos que configuran el trazado urbano de tal manera que condicionan la historia y el desarrollo de la ciudad.


No creo que a lo largo de los años no hubiera ganas de borrar esas huellas, pero no sería posible, especialmente por el enclave del que goza y la complejidad de desmontar lo que ha llevado tanto tiempo configurar. Sin embargo, hay algo nefasto que ese entramado ha aportado a la ciudad (y es reciente). Desde los años 70, y muy especialmente los 80, la ciudad gozó de una efervescencia universitaria por parte de la gente que iba a quemar el final de la adolescencia y el principio de su juventud en sus calles. El hippismo viene dado por la forma tan "cool" de relacionar esas zonas que han creado un pastiche importante. Hippy descontextualizado, souvenir-moro, alternativo (no del rollo indie, sino del "todo vale"), falsos progres, etapa transitoria progre, izquierdoso, bohemio trasnochado...A pesar de que te puede gustar más o menos, todo te resulta extrañamente familiar, cercano...Aunque a veces no entiendas la razón. Eso es lo que me pasa a mí. Es como estar en un sitio sin tener razones para haber ido, pero estás. No estás mal, pero no sabes dónde podrías estar.

¿Cómo se ha llegado a ese punto? Una mezcla tan imposible como ininteligible. ¿Es una ciudad abierta o perfectamente separada? Sucede como hoy día con la camiseta del Che, algo completamente Pop, y que se ha conseguido vaciar de contenido.

Es una ciudad con un cóctel de tendencias (más que de culturas) tan variado que a veces surgen cosas muy chulas. No todas, pero algunas sí que te puedes encontrar sin buscarlas. Sólo hay que llevar los ojos bien abiertos.

Mirad:



¿Alguien da más?

¿Dónde están las llaves? Matarile-rile-rile...


Hay cosas particularmente llamativas de la ciudad de Granada. Voy a destacar una que me encuentro de camino a casa, diariamente.
Llega un momento en que escalando las sucesivas cuestas que tengo que superar hasta llegar a mi humilde morada (porque si algo aquí no falta son cuestas) llama la atención tantísmo anuncio de cerrajeros. Los publicistas, no sé si los propios interesados, dejan su pegatinas con sus números de teléfono. Llega un momento en que te das cuenta de que son de todos los colores y formas. De modo que no quiero llegar a pensar si me tuviera que decidir por uno -en caso de tener que usarlo- ¿qué debería hacer?.
Obviamente, y parece lo lógico, habría que probar a hacer la llamada de rigor a unos cuantos de ellos. Mayormente para, ya que tenemos la opción, comparar precios. Deduzco que cuanto más intempestiva sea la llamada, más caro será el servicio. A pesar de no haberlo utilizado, apuesto a que las tarifas son parecidas. Lo cual te pondrá en una diatriba algo incómoda, pues ¿a cuál eliges?. ¿Debo preguntar dónde se encuentra para ver cuál es el que tarda menos?
Una de las sospechas que más me corroen se centra en el hecho de que si hay tanta oferta es porque la demanda estará más o menos a la altura. Así pues, ¿quién diablos se dedica en esta ciudad a atascar cerraduras? Debe ser uno de los divertimentos más "cool" entre los locales. ¿O es que el propio gremio de cerrajeros controla su volumen de trabajo a base de perpetrar dichos contratiempos?
También existe otra posibilidad y es que el carácter de los ejemplares de la localidad sea tan olvidadizo que dejarse las llaves en casa sea algo así como "el pan nuestro de cada día".
Unas fotos para dejar constancia:


02 febrero 2008

Amor, humor, joyas y vacaciones

Como una dama es una novela de Ingrid Noll que he terminado recientemente.

Me fijé en ella por pura casualidad. Una portada granate su portada granate y una señora anciana vestida elegantemente. La sección donde la descubrí fue en la de "policíaca y terror", aunque claro está que lo más sensato sería devolverla al rincón de la narrativa extranjera.

Es cierto que tiene alguna investigación y, técnicamente hablando, algún asesinato, pero nada más. Nada de investigadores profesionales ni nada por el estilo.

Se trata de algo más profundo. Dos mujeres mayores que deciden vivir juntas una vez que faltan sus maridos. Unir a dos personas de sexo opuesto es algo complicado, sobretodo a la hora de encajar costumbres, manías, responsabilidades, etc...pero cuando ambas son del mismo sexo, lo que puede llegar a entablarse es una lucha de fuerzas para ver quién tiene éxito "imponiendo" sus costumbres o su modo de hacer las cosas.

Lore y Annelise son estas dos mujeres que juntas emprenderán una serie de divertidas aventuras que hacen que las cosas adquieran un sentido diferente y urgente cuando se habla de "el resto de mi vida" para señalar un tiempo que puede ser muy corto o muy largo (pero eso es algo que nadie sabe).

Las dos mujeres consiguen emocionarte, hacerte reír, enfadarte...pero por encima de todo nos hacen entender que hay cosas que merecen la pena, que de todo se sale y que tener 70 años no quiere decir ser un vegetal, sino que son como adolescentes en sus sentimientos y relaciones, es decir, que las tienen, pero es un poco más complicado cumplirlas.

Como una dama es una novela recomendable por su humor negro, su humor sensible, su humor almodovariano...y porque sin pretender nada consigue mucho.

"El amor nunca se oxida, pero se empaña con los años".

Es mi frase favorita, jejejeje...

30 enero 2008

Reclamando mis derechos


Hace meses que se publicó este libro y, desde entonces, me he cansado de verlo en todos los escaparates de las librerías por las que me he propuesto entrar. Esta novela supone la última incursión en la ficción de Espido Freire y con el que ha cosechado un buen puñado de elogios. La salida del libro vino acompañada del XXXIX Premio de Novela Ateneo de Sevilla, algo que ha hecho que el libro alcance una buena difusión.

El libro plantea una historia que no se asemeja especialmente a lo que la autora nos tiene acostumbrados. Es una obra de corte más histórico y menos fantástica. Tiene una localización exacta en el tiempo (meses antes del estallido de la 1ª Guerra Mundial) y en el espacio (Tenerife). Es allí donde un grupo de familias extranjeras (de origen inglés particularmente) desarrollan una existencia en la que tienen un vínculo económico y en su modo de vida con la metrópoli (Gran Bretaña) que se mezcla con lo local (más insular, más español).

La 1ª Guerra Mundial no afectó especialmente a nuestro país, pero sí a las familias de extranjeros que tomaron parte en el conflicto y vieron cómo sus vidas se alteraron. Una sociedad regida por leyes de matrimonios perfectamente diseñados, urdidos al calor de las reuniones puertas adentro…Hilos que se van tejiendo por los mayores, que dirigen con gran precisión el desarrollo de la vida de sus vástagos.

En esta época las convenciones sociales marcaban unas edades para casarse y los compromisos suponían un rígido imperativo social, unas pautas de comportamiento, una manera de ser y estar.

En esa marea de relaciones, conspiraciones, sociedades maledicentes (y muy femeninas) aflora Soria Moria. La propia autora lo definía como un mundo irreal, mágico, alejado…que se sitúa al Oeste de la Luna, al Este del Sol. Un valle por el que la muerte pasó de largo y que sólo impone una ley: “No hablar de él. No revelar su existencia a los ajenos a ese mundo creado. Esa revelación supondría la traición, el desmantelamiento de ese universo”.

Es una obra de tono histórico, pero con un bellísimo islote en el que se asoma ese lugar que todos tenemos, que a todos nos pertenece…Nuestro mundo, nuestro retiro, nuestra Soria Moria particular.

Es muy cierto que la novela hace equilibrios entre lo real y lo imaginario, al igual que cuando la leemos podemos optar entre considerarla una obra sin sal y una gran obra que toma cuerpo a medida que empieza a ser leía y comprendida por los lectores. En definitiva cobra sentido en el momento en el que Soria Moria habita en ti (o la habitas tú). Quien sabe.

Un momento estelar es cuando Scott, uno de los protagonistas reclama su derecho a volver a Soria Moria, a los estatutos creados, a su mundo que –viendo lo que ocurre en el exterior, que sería la vida adulta- es al que desea volver.

27 enero 2008

Felicitades

De algunos rincones y muchos recodos...

Una de las características principales que me vienen a la cabeza si tengo que describir la ciudad es: cercanía. No son grandes distancias, las cosas están más o menos a la mano. Una distancia de 45 minutos andando se reduce a 10 de bus. Sin embargo, si quieres andar nada se antoja demasiado lejano.

Caminando y caminando...encontré el domingo pasado a un grupo de turistas invadiendo la ciudad (algo como lo que yo hacía ese día). Un grupo de perroflautas amenizaban la velada matinal. Se trataba de una chica que intentaba bailar flamenco ante su audiencia de nórdicos de piel blanca nuclear. Eran unos movimientos espasmódicos y muy arrebatados, algo que cuando no lo entiendes (como es mi caso) sabes que no es bueno, que puede ser una broma, pero que más vale ser respetuoso -al menos por el esfuerzo que parecen hacer-. La cosa no tenía ni orden ni concierto, pero se ganaran sus "dinericos" con flamenco entendido de la manera más libre.

Si sigues caminando un poco más, de frente, podrás encontrar una iglesia y un paseito que es la carrera del Darro. Es un río muy pequeñuco, pero está lleno de gatos (antes patos u ocas) que fueron para mí el mayor atractivo. Unas manadas de gatos de todos los colores, mezclados entre sí, hechos una bola para paliar el frío que debía ser insoportable junto al pequeño cauce del Darro. Alguno de ellos que me recordaba a mi Rufete.



En estos paseos en los que no hacía más que llamar y acordar alguna cita para ver pisos y habitaciones, hacía pausas (siempre con mi cicerone) y tomábamos un café o una coca cola. Hay algo muy particular: carteles para el carnaval (de Cádiz especialmente), arlequines y demás disfraces de carnaval típico italiano y un dulce que todavía no he probado: cuajada de carnaval (soy muy goloso, pronto emitiré un juicio sobre el dulce en cuestión).



Paseando por esta ciudad uno encuentra cosas muy valiosas. Destaco las indelebles huellas del pasado (y del presente) árabe del que se nutre la ciudad y que al final, entre diferentes componentes se configuran como un gran emblema de la misma: teterías (he encontrado una que me encanta) y los puestecitos en calles estrechas de artesanía, inciensos, ropa, tés, lámparas...




Sin duda, al cabo de esta semana destaco uno de los sitios con más encanto: un bar muy muy barato, pero único. Se llama "La Estrella" y está junto a Plaza Nueva. Es el bar en el que una señora (sólo una persona) se hace cargo de todo (toma nota, hace la comida, te la sirve y te cobra -en la cocina-). Tú mismo tienes que servirte tu bebida y ponerte la mesa, y precisamente para ello hay nevera y vasos a la vista.
El lugar es el sótano de un edificio, como un pequeño garaje o taller que sólo da a la calle por unas escaleras y hay un agujerito que hace de ventana desde el que se pueden ver las piernas de la gente que pasa por esa calle.

Aquí dejo el horario, por si alguien se atreve a honrar a estar persona con su visita, que según mi opinión se merece tener mucho éxito con su negocio. Ah, puesto que sólo hay una persona trabajando hay que tener paciencia, está muy ocupada, pero merece la pena (especialmente si vas en buena compañía).

24 enero 2008

Estelas en mi mar

Llevo varios días intentando escribir algo desde que me trasladé temporalmente y por motivos laborales a Granada.


El traslado se dio justamente el día 20 de Enero, una fecha para mí imborrable. Un momento en el que se recuerdan hechos muy muy tristes, pero también con la plena consciencia que desde el año 2005 algo cambió, yo cambié, muchas personas cambiaron...pero por encima de todo, aprendimos -con el tiempo, por supuesto- que a la vida hay que plantarle una sonrisa, echarle huevos y tirar para adelante (nunca sabes lo que te puede deparar el futuro).


Las despedidas siempre me han puesto enfermo, por eso no me gusta regodearme demasiado. Es duro y muy difícil aceptar que las cosas cambien o no; y también se hace complicado el acomodarse a un estilo de vida más nómada, especialmente cuando uno tiene la costumbre de estar muy apegado a las cosas y las personas que le rodean.


Es extraño cómo se traba una relación en la distancia con mucha gente, pero a la misma vez se hace más extraño separarse (a nivel logístico y estratégico) de gente que es vital en tu día a día, que es esencial, una isla recurrente, un pilar que sostiene una estructura maestra con la que contaste a la hora de crear algo.


Emociones contenidas y desbordadas en el vagón de un tren que salía a las 7.00 de la mañana desde Santa Justa y con un destino marcado, pero muy indeciso.


Para tener un destino, a priori, no pinta mejor o más estimulante que una ciudad como Granada. Una ciudad que siempre he tenido muy presente en mi vida, especialmente porque mucha gente que conozco se vino a estudiar, vivir, visitar...y siempre las alusiones han sido muy positivas.


Cosa distinta ha sido la empresa de buscar un alojamiento. Tengo una amiga granadina que en ocasiones me escribe diciendo algo como "no te haces una idea de lo pequeña que puede ser esta ciudad" o "hay veces en la que me siento tan agredida por ella"...Frases que uno puede entender porque a todos nos pasa lo mismo, dondequiera que estemos siempre se pueden suceder distintos espisodios que pueden responder a esa definición, o más bien pueden describir los efectos de un día a día en una ciudad.


La empresa ha sido odisea. Buscar piso y no dejar mi cuenta corriente (ya de por sí maltrecha) en números rojos. Soy consciente de que a estas alturas no es una buena época para encontrar piso compartido, pero cuando eres de lo menos exigente en tu búsqueda y de lo más afable...parece que todo corre en tu contra.


La respuesta siempre ha sido la misma "por tan poco tiempo imposible", "busco un inquilino a quien hacer un contrato de larga duración", "mínimo 12 meses"...y un largo etcétera de frases que han desembocado en lo mismo, nada por aquí, nada por allá.


Es extraño que en una ciudad con movimiento, proponga tan pocas opciones para pasar una pequeña temporada (o las que hay son por precios prohibitivos). Choca mucho cómo gente que se traslada a pueblos perdidos consigue alojamiento muy rápido y a un núcleo tan grande como la ciudad de la Alhambra cuesta tanto.


En fin, que desde que llegué todo ha sido un pateo constante...


Durante toda la semana he hecho ésto:


Caminante no hay camino
Todo pasa y todo queda,
pero lo nuestro es pasar,
pasar haciendo caminos,
caminos sobre el mar.

Nunca persequí la gloria,
ni dejar en la memoria
de los hombres mi canción;
yo amo los mundos sutiles,
ingrávidos y gentiles,
como pompas de jabón.

Me gusta verlos pintarse
de sol y grana, volar
bajo el cielo azul, temblar
súbitamente y quebrarse...
Nunca perseguí la gloria.
Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace camino
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar...
Antonio Machado
...caminar...
...caminar...
...y caminar...

18 enero 2008

El último verano


Uno de mis mejores descubrimientos del pasado 2007 fueron los suecos Irene y su álbum "Long gone since last summer". Un disco precioso, que nos embarca en la maravillosa aventura de recordar un verano, un prado verde intensificado por la luz solar, una brisa suave y cálida, la orilla del mar, un riachuelo que sigue su curso haciendo que veamos un cauce de agua intransitable como algo fenomenal.

Me encanta la sintonía de "By your side", que siempre te acompaña, aunque quien tengas al lado sea alguien que está lejos.
Es increíble el soniquete que recorre una de las canciones más breves y rotundas a la vez: "Seaside".

Me encanta descubrir estas delicias suecas que tanta falta hacen para poder atravesar un invierno de fríos cambios, cálidas acogidas e inoportunas despedidas.

Nunca sabes qué te depara el día siguiente. Es el Aviador contra la Fortuna, con cada vuelo que supone un plan (a veces no muy bien diseñado) que hace que en ocasiones se huela el peligro.


Por suerte nunca pierdo de vista mi paracaídas...Sí, no soy tan valiente como para saltar sin red, pero ese tipo de temeridades las dejo para otros.

Hasta entonces, volvamos a nuestro último verano, aquél de lujurias y azoteas, de dos áticos revolucionados por la temperatura inclemente de un verano sevillano, de dos cuerpos que se exploran por primera vez...Trayendo esos momentos uno consigue un invierno más cálido...

Música de fondo: se ha colado Dusty Springfield y su temazo Give me time.